domingo, 9 de febrero de 2014

Pensar en lo local. Pensar en lo global.

El pasado viernes asistí a la conferencia “Hacia una Unión Europea completa” dentro del proyecto Yourope que alumnos de la URJC han puesto en marcha de cara al próximo 25M con el objetivo de acercar la UE a los universitarios y animar la participación en las elecciones europeas. 

A priori, he de decir que a mi parecer la ponencia menos atractiva (o más aburrida) sería la de la eurodiputada socialista Iratxe García Pérez, que trató el tema de la PAC como miembro que es de la Comisión de Agricultura y Desarrollo rural. 

El tema inevitablemente me traía recuerdos del infumable temario de Geografía de segundo de bachillerato… PAC, PEC, PIC, POC, PUC y ¡POM! Todo lo engullido a lo largo de un curso desaparece en el momento en el que te tienes que enfrentar al temido examen de selectividad. 

Y no me quiero ir del tema del que quería hablar, ni parecer tampoco un universitario novato que añore aquellos maravillosos días post-PAU.


La eurodiputada García Pérez, a modo de recordatorio histórico, nos introdujo en los albores de la PAC: la devastación tras la II Guerra Mundial y el desabastecimiento que estaba asolando Europa. Con los comienzos del proyecto europeo pronto se puso como prioridad la necesidad de garantizar los alimentos a todos los ciudadanos del viejo continente.

Frente a lo que fueron sus objetivos iniciales hoy la nueva PAC se plantea nuevos horizontes como la garantía de la producción, la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad del medio rural. 

Y es ahí donde veo muy importante esta cuestión: la sostenibilidad del medio rural, que puede que se haya desestabilizado en gran parte a causa de la propia PAC. En cuantos pueblos, en el mío al menos sí, siempre está presente como algo incompresible aquello de que al paisano de turno vinieran y le pagaran por quedarse todo su rebaño y no volviera a producir más. 

Como dijo la socialista Iratxe García “Sin agricultura ni ganadería no hay futuro para el medio rural”, por lo que habrá que estar atentos por si algún partido incluye propuestas en pro del desarrollo del medio rural, aunque no sean tan atractivas, ni hagan ganar muchos votos. 

Está en juego el futuro de los pueblos: el que vuelvan a convertirse en un medio sostenible en el que poder ganarse la vida o el que se conviertan en meras residencias de verano en las que un “aldeano disfrazado” reciba a los veraneantes y cierre las puertas del pueblo al terminar Agosto hasta el próximo verano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario