sábado, 18 de enero de 2014

La defensa de una Constitución desvirtuada frente al separatismo

El pasado 16 de Enero el Parlament de Cataluña aprobaba la petición formal para pedir la transferencia de organización de consultas a las Cortes Españolas. Esta resolución/petición era aprobada por 87 votos a favor (CIU, ERC, ICV y tres votos del PSC) frente 43 votos en contra (PSC, PP y Ciutadans) y la abstención de la CUP, los cuales optan por una ruptura de las relaciones con España.
La presidenta del Parlament catalán, Núria de Gispert, acto después firmaba la carta en la cual se enviaba al presidente del Congreso de los Diputados la propuesta aprobada por este parlamento autonómico.
Presidenta Parlament Catalan

Por la contra el presidente del Gobierno español sigue inmóvil, enrocado en la defensa de la unidad de España y de la Constitución, aprobada por todos los españoles, también los catalanes.
Como dice el artículo 2 de la Constitución española, esta “… se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles…”. Por lo cual se puede decir que la actitud del ejecutivo de plantar cara a estas personas cuyo único objetivo político es la separación de este proyecto común (España), es la correcta.
“Dialogo pero dentro de la ley”, es un genial argumento el que esgrime el Gobierno desde Madrid, pero dependiendo de quién lo esgrima parece más o menos legítimo. Es decir, no parece muy convincente que el señor Rajoy ponga la Constitución como freno al independentismo cuando él y muchas personas como él han desvirtuado la constitución de todos los españoles.
Podemos ir leyendo capítulo a capítulo la Norma Fundamental e ir obteniendo argumentos que  quitarían toda legitimidad al señor Presidente para la aplicación de la suspensión de la autonomía catalana o el encarcelamiento de su presidente por incumplimiento de la ley.
Ya es hora de que se libre la batalla de la ideas frente al irracionalismo independentista. El fomento de la hermandad de los españoles. Y al igual que en Europa, la defensa de una España unida en la diversidad. Y no hay mejor instrumento que garantice esta diversidad que la Constitución que nos dimos todos en 1978.
Esta defensa de la unidad de España es labor nuestra, de todos los españoles. Por lo tanto si quieren que voten, votaremos el pueblo soberano: ¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado? NO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada